Se habla mucho sobre los beneficios presoterapia para adelgazar pero mucha gente desconoce qué es exactamente esta técnica. Se trata de un masaje que se aplica de forma profunda, llegando a las capas más internas de la piel para favorecer el retorno de la sangre y causar una estimulación del sistema linfáticos que cause un drenaje natural.

Al llegar a las capas más profundas de la piel llega a esos lugares en los que está la grasa y, al moverla, consigue se desprenda parte de la misma. Estimulan el sistema linfático y este se encarga de recoger esa grasa que se ha soltado y eliminarla, por eso se dice que es tan beneficiosa en dietas de adelgazamiento.

Evidentemente, la presoterapia no marca la diferencia si se utiliza exclusivamente, sino que debe de combinarse con otras técnicas para adelgazar, como la dieta. También está muy recomendada tras una liposucción, ya que ayudará a drenar la grasa que haya podido quedar.

Presoterapia para los problemas circulatorios

Pero la presoterapia no sirve tan solo para adelgazar. Hemos dicho que favorece el retorno de la sangre y por eso mismo es muy beneficiosa para las personas que tienen problemas circulatorios.

Se utiliza también para aquellas personas que, debido a un accidente, están demasiado tiempo inmóviles ayudándoles a evitar la formación de trombos. Es efectiva al aliviar el cansancio en las piernas tras duras jornadas de deporte o de caminar. Son muchos los deportistas famosos que utilizan esta técnica para que sus piernas se relajen y se alivien.

Además de todo esto, la presoterapia también ayuda darle mayor firmeza a la piel y a relajar los músculos abdominales, incluidos los que se encargan de la digestión. No es un método dolorosos, por lo que no necesita ningún tipo de anestesia.

¿Dónde puedo informarme?

Si quieres obtener más información sobre la presoterapia y saber si es la técnica indicada para ayudarte con tu problema puedes informarte en una clínica de medicina estética. Allí, los especialistas resolverán todas tus dudas al respecto y te dirán si puede ayudarte o si, por el contrario, te podría resultar más beneficiosa otra técnica distinta.

La persona que te aconseje debe de ser siempre médico y estar al tanto de tu historial de enfermedades para descartar esta u otras técnicas que pudieran ser incompatibles con tu caso concreto. Acude siempre a centros médicos de confianza y a profesionales de prestigio para poner en sus manos tu salud.